Seguidores

Translate

domingo, 2 de enero de 2011

LOS SONIDOS DEL INFIERNO: "UNA HISTORIA REAL CON DOCUMENTO SONORO QUE LO ACREDITA"

Cuando hablamos de Cielo e Infierno, conviene separar el contexto religioso para llegar a una mejor comprensión. En nuestra mente existen arquetipos que identifican el bien y el mal con los conceptos aprendidos en base a nuestra formación. Ahora bien, realmente ¿que es el bien y que es el mal?

Lo cierto es que por extraño que pueda parecer forman parte de la misma "cosa", comparten una escala "graduada" en la que las cotas más altas de la misma, estaría ocupadas por los niveles de vibración más elevados (bien en su estado más puro) y las medidas inferiores, corresponderían a las energías negativas con un nivel vibratorio mucho menor, así hasta llegar al "mal perfecto".
Pero no nos engañemos, uno sin otro no pueden existir. A un avance del Bien, corresponde un retroceso del Mal y viceversa. Si en algún momento uno de los dos se impusiese de forma definitiva, todo dejaría de existir.

El equilibrio ancestral, la eterna dualidad del espíritu y la materia, no puede cambiar, si lo hiciese todo lo que conocemos, perdería su forma más íntima de ser.

Te contaré una historia. Hace tiempo unos geólogos rusos realizaban unas prospecciones en la antigua Unión Soviética, cuando creyeron haber descubierto las puertas y los sonidos del infierno. Ridiculizados, calumniados y olvidados, no obstante, la prospección pasó a mejor vida. Allí había algo que no era conveniente mencionar. ¿Infierno? No necesariamente. Pero tengamos presente que nuestro mundo alberga "otros", de naturaleza sutil, energías que escapan a nuestra comprensión. Imagina las capas de una cebolla. Bien pues nosotros somos la intermedia; tanto arriba como abajo hay niveles energéticos que interaccionan con nuestro mundo físico. Esferas de energía. Esta es la historia de LOS SONIDOS DEL INFIERNO:


Según una información que en su día dio el diario finlandés AMMENUSASTIA (y aunque en los 80 este caso fue catalogado como fraude, sin embargo, ha cobrado nueva actualidad al haberse emitido la grabación en cuestión en un conocido programa radiofónico estadounidense):
Un grupo de científicos piensa que podría haber abierto las mismísimas puertas del infierno. Un grupo de investigación geológica que se encontraba excavando un agujero de 14.4 kilómetros de profundidad bajo la corteza terrestre, afirma haber escuchado gritos humanos. Tan impresionados están por el hecho que no dudan haber sido testigos de las lamentaciones de las almas condenadas al infierno. Es más, incluso se cuestionan la posibilidad de haber desencadenado algún tipo de poder maligno. "La información que hemos recolectado es tan sorprendente, que estamos sinceramente preocupados respecto a la naturaleza de lo que hemos encontrado allá abajo" declaró Mr. Azzacov, el director del proyecto de excavación en las remotas llanuras de Siberia. Los geólogos se quedaron boquiabiertos. Después de haber excavado varios kilómetros bajo la superficie de la Tierra, el taladro comenzó a rotar rápidamente. "Sólo había una explicación – que habíamos dado con un hueco" explicó el sorprendido Azzacov. La segunda sorpresa vino de las lecturas de temperatura. "Los cálculos arrojaron como resultado que ahí abajo había una temperatura de 1.100 grados Celsius, es decir, por encima de 2.000 Fahrenheit," señala el Dr. Azzacov. "Esto era más de lo que esperábamos. Un verdadero infierno escondido bajo la superficie". "Pero desde luego el último descubrimiento fue el más impactante, tanto que mis compañeros se sintieron temerosos de continuar. Intentábamos escuchar los movimientos de la tierra a través de micrófonos de alta sensibilidad, los cuales colocamos en diversas partes de la galería. Lo que oímos, en cambio, trastornó nuestro buen juicio y nuestro sentido académico?. "Al principio creimos que se trataba de un fallo de nuestro equipo" explicó el Dr. Azzacov. "Pero tras unos ajustes comprendimos que el sonido provenía del interior de la Tierra. No podíamos creer lo que oíamos. Se trataba de voces humanas, gritando de dolor. A veces el sonido de una voz era discernible, pero mientras se podían escuchar miles, quizá millones, en segundo plano, chillando con gran sufrimiento. Tras este desagradable descubrimiento, alrededor de la mitad de nuestro equipo se dio de baja. Afortunadamente, sea lo que sea lo que esté ahí abajo, ahí se va a quedar", declaró el Dr. Azzacov.






La presunta grabación, vas a poder escucharla en este vídeo.

Añadir que el equipo que dirigía Azzacov afirmó en su momento que las temperaturas claculadas al final de la perforación eran de ¿¿¡¡1000 ºC!!??. Si esto es así, es posible que los ruidos que se escuchan sean producto de distorsiones producidas por semejante fuente de calor.
Al llegar a 15 km. de profundidad, la columna de perforación comenzó a girar libremente, demostrando que la trepanación había llegado a una cavidad o caverna. Las ondas termométricas indicaron entonces una elevación súbita del calor, es decir, más o menos a 1,100º C. Después de haber vuelto a subir la columna de perforación, nosotros no podíamos creer lo que veíamos: una criatura provista de colmillos con enormes ojos terroríficos, diabólicos, se apareció entre una nube gaseosa y aulló como un animal salvaje antes de desaparecer. Algunos obreros y técnicos huyeron, pero los que se quedaron quisieron conocer más de esto.

Hicimos descender un micrófono al fondo del entubado con el fin de registrar el ruido de la placa litosférica en movimiento. Pero en lugar de esto, escuchamos una voz humana que aullaba de dolor de forma aguda y penetrante. Primero creímos que era un defecto de nuestro material. Nosotros lo volvimos a subir, lo revisamos y luego lo volvimos a bajar pero nuestras peores sospechas fueron confirmadas. No eran los aullidos de una sola persona, eran los gritos penetrantes de dolor de millones de personas. Por fortuna, nosotros pusimos en marcha y tenemos registrados en un casete unos aullidos de pesadilla. En ese momento, detuvimos la perforación y cementamos el hueco. En realidad, estamos seguros que hicimos el descubrimiento de algo que sobrepasa nuestra comprensión”.

Según el periódico Ammenusastia, las autoridades soviéticas se han rehusado a hacer cualquier comentario. No obstante, otra publicación norteamericana The Last Day Ministries publicó la información el 14 de febrero de 1990. El 2 de abril siguiente, dicho periódico hizo precisiones suplementarias a la traducción de un artículo del Asker Og Baerums Budstikke, el periódico más importante de Noruega. Se trata de la entrevista de Bjarne Nümmedal, el sismólogo jefe del equipo noruego que participó en la perforación en Moursmansk:“El descubrimiento de voces humanas en esta cavidad disgustó de tal manera a los soviéticos, que al principio no sabían qué hacer con el personal de los miembros extranjeros del equipo. Todos nosotros fuimos despedidos 2 días después de que hicimos este descubrimiento. Los soviéticos tenían un miedo terrible a que nosotros propagáramos las noticias sobre este descubrimiento y un representante del Ministerio de Asuntos Religiosos nos entregó a todos una gran suma como precio de nuestro silencio. Fuimos obligados a aceptar esa suma, pero de regreso a Noruega yo doné ese dinero a una obra de caridad. Pero lo que espantó, sobre todo a los soviéticos fue esa criatura, inteligente, con grandes alas de murciélago, abrasado en llamas en el fondo oscuro del cielo siberiano y que gritó en ruso: “yo los he conquistado a ustedes”. Eso fue absolutamente terrible, los soviéticos gritaron de terror”, dijoNümmedal.
Más tarde en la noche, él vio una cantidad de ambulancias que circulaban por ese campamento. Un chofer a quien él conocía le relató que a todo el personal ruso se le había administrado un sedante conocido para borrar la memoria a corto plazo.

Y AQUÍ TENEMOS LA TRANSCRIPCIÓN DE UN PASAJE DEL LIBRO "DIOS EXISTE" DEL FRANCÉS FERNAND ALEMÁN EN EL CUAL SE AFIRMAN COSAS SORPRENDENTES.



Un agujero al Infierno? He aquí un hecho, cuidadosamente enterrados en el silencio, los medios de comunicación de Oriente y Occidente, es el descubrimiento del infierno por los soviéticos en Siberia occidental, a finales de 1989.

Y así, durante la perforación de profundidad cerca de Murmansk, en la península de Kola en la frontera con Finlandia en el Círculo Polar Ártico. En sus ediciones de 31,05 y 6.10.1989, 26.10.1990, Le Figaro informó sobre esas pozos profundos de la corteza, realizados en EE.UU., Alemania y la URSS (y luego, sin una sola referencia en el infierno ).

En Murmansk, la perforación era vigilar los movimientos de placas tectónicas que generan los terremotos y los medios de control es el descenso al fondo del taladro lo más profundo posible, un sensor de vibración (un micrófono es un sensor vibraciones de sonido) conectado a una superficie de grabación.
"Entramos en la bóveda del infierno" es el título del informe realizado en Helsinki (Finlandia) por los EE.UU. periodista Stan Miller y publicado 24 de abril 1990 por la revista norteamericana "World News SEMANAL:

"Algunos científicos que han hecho una profundidad de perforación de 15 km para estudiar el movimiento de las placas continentales en la superficie de la Tierra, afirman haber descubierto el infierno.
Esta es la historia publicada en el respetado periódico finlandés AMMENUSASTIA.
CONTIÚA CON UNA AFIRMÁCIÓN MÁS SORPRENDENTE AÚN Y ES QUE AZZAKOV, PARECE QUE VIÓ SURGIR DE LA PERFORACIÓN UNA CRIATURA ALADA MONSTRUOSA????


Se dice que el famoso explorador del océano Jacques-Yves Cousteau dejo sus estudios del fondo marino antes de morir presa del pánico que le habría producido el escuchar, desde dentro de una oquedad cavernosa oceánica, voces y gritos humanos como los que había escuchado el equipo de Azzacov en el pozo de Kola.
Sea cierto o falso, queda la duda de que porque Rusia no reabre las instalaciones 20 años después y, con la tecnología actual, continué las prospecciones científicas del Pozo de Kola. Un pozo que, de existir tales voces, parece que ha silenciado a quienes lo habitan para siempre.

Las imágenes que siguen a continuación son muestras retrospectivas de dicho proyecto:
El centro de control y operarios en pleno proceso, así como las instalaciones en la década de los ochenta y un sello conmemorativo del proyecto.





Entradas populares

Archivo del blog