Seguidores

Translate

miércoles, 3 de abril de 2013

POLVO DE MOMIA: ¿VIAJE A LA INMORTALIDAD?





Fueron los árabes lo que introdujeron en Europa el consumo de esta singular "medicina". Concretamente, el médico y filósofo AVICENA entre los siglos X y XI, afirmaba que el polvo de momia era uno de los remedios más importantes para la sanación de todo tipo de dolencias, incluso como antídoto para todos los venenos conocidos.

 Y no solo Avicena nos dejó estas afirmaciones, cuatro siglos más tarde, en 1581, en doctor italiano Pedro Andrés Mattioli en su obra LOS DISCURSOS, extiende incluso su uso a anginas de pecho y hemorragias.

Durante el siglo XVI eran muy comunes y famosos los ungüentos con base de momia para contusiones, heridas, hernias, úlceras, hemorragias, etc.. Uno de ellos era el famoso LICOR DE MOMIA y su proceso de preparación según antiguos manuscritos de Turín (Archivo de la Orden Mauriciana) era este:

-Carne de hombre jóven y sano, muerto de muerte violenta, como ingrediente básico. Se corta en trocitos pequeños y se mete en un tarro de cristal, bien cubierta de aceite y se precinta el tarro. Se deja durante un mes, luego de destila en una retorta. Por cada libra de producto destilado, se añade teriaca(1) y musgo. Se mezcla todo con diligencia y de nuevo se deja durante treinta días en lugar caliente.

No obstante de todos los usos que se daba al polvo de momia, el más extendido o pretendido fué la longevidad. Aunque de esto nos ocuparemos en otros post. Tan solo observar que como podeis ver, hubo épocas de la humanidad que lo que ahora nos escandalizaría, era tomado en circulos prestigiosos por algo realmente serio y con "base". Todo está en permanente cambio y así será por siempre. Lo que ahora es, mañana puede no ser o ser menos, o más.

Notas: (1).-La triaca o teriaca (del árabe tiryāq, del latín theriaca y del griego θηριον) era un preparado polifármaco compuesto por varios ingredientes distintos (en ocasiones más de 70) de origen vegetal, mineral o animal, incluyendo opio y en ocasiones carne de víbora. Se usó desde el siglo III a. C., originalmente como antídoto contra venenos, incluyendo los derivados de mordeduras de animales, y posteriormente se utilizó también como medicamento contra numerosas enfermedades, siendo considerado una panacea universal. 

Se popularizó en la Edad Media, y durante muchos siglos se empleó con variaciones en su formulación, registrándose en las principales farmacopeas de la época hasta que perdió auge en los siglos XVIII y XIX.

Entradas populares